13 de agosto de 2012

El Ayuno Terapéutico


El pueblo Hunza utiliza orejones para realizar un ayuno primaveral.
Mi experiencia me ha demostrado que una de las maneras más eficaces y accesibles para mantenerme en buena salud y en un peso óptimo, es practicar regularmente el ayuno terapéutico. Este año me he propuesto recuperar la rutina de practicar un día de ayuno a la semana y la verdad es que resultó bastante fácil. Además he realizado dos ayunos de varios días seguidos y estoy muy contenta con los resultados que os comentaré más adelante.



El ayuno terapéutico es una práctica milenaria de desintoxicación del cuerpo, que desgraciadamente se ha ido perdiendo con el desarrollo económico y el progreso tecnológico. Antes cuando el hombre todavía vivía en pleno contacto con la naturaleza y se las ingeniaba día a día para sobrevivir, en muchas culturas era muy común practicar algún tipo de descanso de la actividad del estómago, consensuado con las distintas temporadas del año, el ciclo agrícola o de caza, el calendario religioso, etc. De hecho a lo largo de su evolución el cuerpo humano está sabiamente diseñado para el movimiento y preparado para aguantar momentos de falta de refugio, comida e incluso agua. Estudios científicos han demostrado algo sorprendente - las personas podemos sobrevivir más de 30 días sin comer y más de 3-4 días sin beber agua. Pero esta información a lo mejor sería más útil para gente en cuyo trabajo u ocio existe un alto riesgo de quedarse aislada en alguna zona remota. El ayuno terapéutico es un caso bien distinto del hambre forzado, algo bastante diferente también del hambre sistemático y la desnutrición que muy a nuestro pesar sufren todavía millones de personas en este planeta tan rico en recursos y tan pobre en políticas humanistas.


Yo me inicié en el ayuno terapéutico con el primer libro de la naturopata búlgara Lydia Kovacheva (1914-2002) llamado ¨El ayuno sanador¨. A los 30 años de edad ella sufre enfermedades graves como tuberculosis pulmonar, cirrosis del hígado, úlcera duodenal, múltiples complicaciones menores y una grave depresión a raíz de los intentos fallidos de toda clase de prestigiosos médicos de mejorar su salud. Cuando está a punto de tirar la toalla y aceptar la sentencia de que le quedan sólo unos cuantos meses de vida, recibe la visita de un amigo suyo vegetariano, quien la anima a buscar información sobre el ayuno terapéutico. Así es como a base de prueba y error esta valiente mujer empieza a investigar sobre el tema y descubre un mundo nuevo que le da esperanzas. Busca y lee trabajos de especialistas de todo el mundo y al mismo tiempo experimenta sobre sí misma. Traduce y estudia en profundidad los sistemas terapéuticos de autores como Robert G. Jackson (Canadá), Paul Bragg (EE UU), Paavo Airola (Finlandia), Victor Pauchet (Francia), Franklin Bircher (Suiza), Iuri Sergueevich Nikolaev (Rusia), etc. E imaginaos cómo ha sido investigar todo esto sin disponer de Internet – ¡un acto heroico sin duda! :)

Para Lydia Kovacheva resultan muy inspiradores también los estudios sobre varios pueblos extraordinariamente longevos - los Hunza de los Himalayas, los nómadas africanos Tubu y los habitantes centenarios del pueblo ecuatoriano Vilcabamba. En toda la información que recaba destaca la importancia de la dieta. A pesar de sus distintas procedencias todos los sistemas estudiados abogan por practicar alguna variedad del ayuno terapéutico combinado con una dieta con ingesta elevada de comida vegetal cruda, consumición moderada de cereales integrales y legumbres y cantidades limitadas de proteínas y grasas de origen animal. Adoptando una dieta basada en estos principios Lydia Kovacheva consigue vivir no sólo unos cuantos meses, sino hasta los 88 años en buena salud y sin perder facultades, ayudando a otras personas en desintoxicarse e inspirando a muchos seguidores, en su mayoría médicos, que siguen practicando su sistema de ayuno suave en sus propios centros de tratamiento en Bulgaria.

El problema principal del ayuno terapéutico es que al hacerlo en su variante estricta (tomar sólo agua) es imprescindible estar bajo observación médica, ya que al activarse el proceso de depuración los niveles de toxinas en el cuerpo se concentran y la persona puede sufrir mareos, dolores fuertes de cabeza o un empeoramiento general de los síntomas de sus dolencias habituales. Además al dejar de ingerir comida, el sistema digestivo se para por completo y para evacuar las toxinas hay que practicar enemas a diario. Por eso Lydia Kovacheva busca una variante de hacer el ayuno terapéutico sin tantas molestias y en una forma más accesible para las personas activas sin que tengan que ausentarse de su trabajo o sus compromisos personales. Así crea un sistema de ayuno suave a base de fruta e infusiones de hierbas con miel que demuestra tener todos los efectos positivos de la desintoxicación pero que al mismo tiempo mantiene activo el sistema digestivo y no exige hospitalización.

6 comentarios:

  1. Skype: irenadb70septiembre 23, 2012

    Hola, soy búlgara de 42 años y conozco muy bien este método de hace casi 20 años, incluso he llegado a practicarlo en varias ocasiones, lo que me ha hecho convencer en el efecto de este suave ayuno curativo. En mi caso llegaron a desaparecer los cálculos de 5-6 mm. que tenia en los dos riñones, tranquilizar la cistitis crónica, eliminar la gastritis crónica que de vez en cuando me daba problemillas con ciertos elementos, baje 3 kilos en 8 días (mientras duraba el ayuno,aunque no fue mi intención, porque a mi no me sobran kilos) y lo mas importante cambie las preferencias hacia los elementos en mi alimentación. Actualmente consumo 2 o 3 piezas de frutas, una ensalada abundante y cruda, verduras salteadas con ajo y jamón, infusiones variadas con miel y yogur todos los días.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Irena! Muchísimas gracias por tu aportación. Es increíble cómo el cuerpo aprovecha el ¨descanso¨ que le proporciona el ayuno para eliminar elementos tóxicos y en general cualquier cosa que nos sobra. Me alegro mucho por los buenos resultados que te ha dado el ayuno con fruta y estoy totalmente de acuerdo con tu dieta. Espero que sigas contando tu experiencia por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Porque no explican como es el ayuno suave a base de frutas e infusiones????

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Agustín! El ayuno se explica en otra entrada - Ayuno con Fruta. Pero de todas formas no tiene mucho misterio. Se come aproximadamente 1 kilo de fruta al día, repartida en 4-5 raciones. Entre las tomas se beben infusiones con algo de miel. Y nada más. Lo más difícil es el trabajo interno de llevar bien el ayuno psicológicamente, pero merece la pena.

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes,
    Estoy muy interesado en el tema del ayuno para sanar el cuerpo, haciéndolo de forma controlada y documentada. Tengo compañeros a los que les ha dado muy buenos resultados. He estado buscando por Internet el libro de Lydia Kovacheva y no lo encuentro. Dónde podria encontrar el libro. O bibliografia similar para documentarme de este tema tan desconocido en nuestra sociedad.
    Muchas Gracias

    ResponderEliminar
  6. ¡Buenos días, Ramón! Me alegro que te interese el ayuno terapéutico. Yo he leído el libro de Lydia Kovacheva en su edición original en búlgaro - la editorial es Helicon - http://bit.ly/1k6b7kK En realidad no se si está traducido a otros idiomas, me imagino que sí. Si me entero de algo, te lo diré.

    ResponderEliminar